Facultad de Ciencias Naturales y Exactas

Slider
Martes, 12 Febrero 2019 15:17

Semblanza de la profesora Doris Hinestroza Gutiérrez (1954-2019)

ProfDorisHinestroza

De origen humilde, nacida en Darién (V.), con una infancia nada fácil. Al no tener cómo comprar sus libros, los traspasaba a sus cuadernos, a los que ella llamaba sus libros. Hizo su bachillerato en el Colegio Santa Cecilia de Cali. Estudió matemáticas en la Universidad del Valle; en el primer año, no pudo tomar las clases junto a sus compañeros porque debía trabajar para financiarse sus estudios y ayudar a su familia. Después, fue becada por la Universidad del Valle por su excelente rendimiento. Antes de terminar sus estudios de pregrado participó y ganó una convocatoria docente y fue vinculada a la institución meses antes de obtener su grado de pregrado. Tuvo el honor de ser la primera egresada de la Maestría en Matemáticas de la Universidad del Valle en 1982, estudios que alternó con la docencia, la crianza de su pequeña niña y el amor por la salsa. Desde esta época, se distinguió por su alegría, optimismo, su gran espíritu de compañerismo y servicio, y el inmenso amor por las matemáticas y sus estudiantes.

Hizo su doctorado en Matemáticas Aplicadas en la Universidad de Cincinnati, USA; durante estos estudios, fue distinguida con la invitación a participar como ponente en el congreso de Matemáticas Aplicadas en Washington, honor que fue concedido a solo 10 mujeres que trabajaban en el área.

Doris fue sobretodo una profesora. Su madre cuenta que desde muy pequeña tuvo muy claro que quería ser maestra. Su talento y esfuerzo la llevó a ser una excepcional docente universitaria de matemáticas. Reconocimiento que los estudiantes de la Universidad de Cincinnati, que la tuvieron como asistente de docencia, le reconocieron públicamente. En la Universidad del Valle, fue apreciada por sus alumnos a los que dedicaba todo su tiempo y por su desempeño fue acreedora de las distinciones de Profesora Distinguida en 1997 y de Maestra Universitaria en el 2010.

Lo que la propia Doris decía de su trabajo: “Lo que más disfruto es enseñar las matemáticas tanto a nivel de pregrado como de posgrado. Soy fanática de ellas. Me encanta enseñar y ayudar a los estudiantes. Me gusta motivar a los estudiantes hacia el gusto y el aprendizaje de las matemáticas. Trato de infundir en los estudiantes la ética, los valores y la sensibilidad hacia los problemas del país como estudiantes de una universidad pública valorando lo público. También disfruto investigando en mi área de interés y compartiendo con los estudiantes a quienes dirijo tesis, y con otros científicos, dando charlas sobre problemas inversos a nivel nacional e internacional“.

Durante su ejercicio docente, Doris fue Decana de la Facultad de Ciencias Naturales y Exactas, Vicedecana Curricular, Jefe del Departamento de Matemáticas, Directora del Posgrado de Matemáticas y miembro activo de los comités tanto del Departamento de Matemáticas como de sus programas académicos. En la actualidad, Doris era Profesora Titular de la Universidad del Valle, Directora de la Revista de la Facultad de Ciencias Naturales y Exactas, y Vicepresidenta del Consejo Directivo de la Sociedad Colombiana de Matemáticas.

Como matemática, se dedicó a estudiar los problemas inversos mal puestos, aplicados a problemas de las ciencias, la ingeniería y la medicina, definiendo algoritmos de regularización para resolverlos; en particular, lo relacionado con reconstrucción de señales e imágenes. También investigó sobre la teoría de Fourier y teoría de Wavelets.  Escribió más de 10 artículos en revistas nacionales e internacionales indexadas, fue ponente en numerosos congresos e invitada como profesora visitante en varias universidades e institutos de renombre mundial. Dirigió varios trabajos de grado, trabajos de investigación y tesis de doctorado.

El profesor Carlos Castillo-Chávez, distinguido profesor de los Estados Unidos, hace poco, dijo:“Doris es un tesoro nacional por muchísimas razones - la primera (me parece) afro latina con Ph.D. en matemáticas. Gran líder, y dedicada y motivada principalmente por el interés nacional y por su deseo de crear un futuro prometedor para la juventud colombiana”.

Su gran amor y compromiso con los pobres llevó a Doris a crear la fundación Doris Hinestroza, que tiene como objetivo ayudar con la matrícula y un estipendio económico a estudiantes necesitados.

Doris era una mujer tenaz. Los que recuerden, cuando lean el cuento de Doris sobre sus vicisitudes en Cincinnati (sola con su hija, una pierna enyesada y redactando en la cama su tesis de doctorado), a pesar del dolor del momento, se les saldrá, una sonrisa. Doris no supo de dificultades que no se pudieran superar. Los que no la conocían íntimamente la calificaban de ilusa. Para los que tuvimos la fortuna de conocerla más de cerca, su repentina enfermedad y fallecimiento nos ha dejado mudos. Sabemos que la pérdida no es sólo de nosotros, sino de todas aquellas personas en las que Doris pensaba siempre en ayudar. Ella que había llegado tan lejos partiendo de tan atrás, sabía que con un poco de ayuda muchos, en las mismas e incluso peores condiciones que ella tuvo cuando niña, podrían sacar a relucir su talento. Razón tiene, basta con repasar la lista de estudiantes de origen humilde que las carreras de la Facultad de Ciencias han catapultado a las ligas mayores de las mejores universidades del mundo y cuántos de ellos han sido motivados por el ejemplo y la pasión de profesores como Doris. Estaba tan empeñada en fortalecer su Fundación para dar estas pequeñas, pero suficientes ayudas, como ella lo sabía, que destinaba parte de su salario en ello. Un homenaje a su memoria, para paliar su ausencia, sería comprometernos con su Fundación.

Como mujer, se destacó por su valentía y empeño para superar los obstáculos de género, de racismo y de pobreza material, que campean en nuestra sociedad. Se pudo sobreponer a todo y siempre fue solidaria con su familia y amó con todas sus fuerzas a su hija Ana María y a su nieto Alejandro.

Ha sido un privilegio para los que pertenecemos al Departamento de Matemáticas de la Universidad del Valle el haber compartido parte de nuestra vida con esta bella persona y sobre todo haber aprendido de sus enseñanzas.

Doris fue un gran ser humano, madre ejemplar, dedicada a las Matemáticas, amante de la salsa e hincha del América de Cali, quien siempre buscó por todos los medios posibles que sus estudiantes a pesar de sus falencias y dificultades tuvieran éxito académico, lo que la constituye en una extraordinaria MAESTRA.

Doris…Siempre te recordaremos