Facultad de Ciencias Naturales y Exactas

Slider
Miércoles, 20 Junio 2018 09:38

Chontaduro: un polvo mágico

Chontaduro MProveniente de El Tambo (Departamento del Cauca) o de la Región Pacífica y nacido a más de 15 metros de altura, fruto de la inflorescencia de la palma que lleva su nombre (Bactris gasipaes, en notación científica) el chontaduro es conocido ampliamente por el misticismo que lo rodea por ser considerado un potencializador sexual natural.

Hasta ahora la ciencia no ha podido probar que el chontaduro convierta a los hombres en mejores amantes, ni que despierte en algunas mujeres el fuego que Eros les negó. Sin embargo hay algo que la ciencia si ha podido probar: sus asombrosas propiedades alimenticias y nutraceúticas (además de alimentar nutre y defiende contra las enfermedades).

Este fruto, que para la muchos es un manjar, tiene en su pequeño “empaque” un arsenal alimenticio difícil de imaginar: alto contenido de antioxidantes en forma de vitamina A y E, que ayuda a capturar los radicales libres, convirtiéndose en un alimento anticancerígeno y antitumoral; betacarotenos, selenio que protege de enfermedades cardiovasculares, fibra, proteínas (casi tantas como un huevo), aceites y minerales como el calcio, hierro, zinc y cobre.

Posee 8 de los 20 aminoácidos esenciales para el ser humano. Las sustancias proteicas, construidas gracias a los aminoácidos, forman los músculos, tendones, órganos, glándulas, las uñas y el pelo.

El chontaduro es tan bueno a nivel alimenticio que el profesor Jaime Restrepo, de la Universidad del Valle, lo viene investigando desde hace más de 10 años y ha decidido, desde hace algunos semestres, incorporarlo a los cursos de bioquímica de los alimentos que dicta en el Alma Mater de los Vallecaucanos.

Es así como estudiantes de ingeniería de alimentos, química y tecnología química han pulverizado el chontaduro para convertirlo en una harina muy rica a nivel nutricional, con la que elaboran panes, empanadas, arepas, galletas, dulce, helados y muffins y pancakes, mermeladas, jugos aceites y yogures. Pero además del chontaduro, sus alumnos son motivados a explorar ingredientes con alto valor nutricional como la chía, maca, zapallo, kiwi y avena, entre otros.

La consigna del profesor Jaime Restrepo es promover en sus estudiantes la creación de industria y un estilo de vida donde primen la nutrición sobre la alimentación*, impulsando el uso y consumo de este fruto prodigioso que ha sido proclamado como uno de los cultivos más promisorios de América Latina por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos.


*Alimentación entendida como el consumo de alimentos para suplir la necesidad calórica.